Más que diseño, registro de datos: Tatuajes inteligentes

La realidad esta alcanzando o sobrepasando la ficción. Investigaciones acerca de la ayuda que brindaría un tatuaje con ciertas capacidades, por ejemplo mostrar información o almacenar y transmitir datos de nuestro cuerpo, han sido solo el comienzo de una nueva etapa que la ciencia esta desarrollando.

No es un secreto que los tatuajes, temporales o permanentes, causan gran interés en la mayoría de las personas. De acuerdo a la investigación realizada en 2010 por Pew Research Center, casi un 40% de los jóvenes de hoy en día tienen al menos un tatuaje. Esto a llevado a un creciente número de investigadores a interesarse por el tema, dando paso a la creación de tecnología “wearables” en forma de tatuajes.

Actualmente, los tatuajes en desarrollo tienen metas prácticas que ayudarían considerablemente a la medicina, recolectando datos sobre el estado de salud de la persona que lo lleve en su cuerpo.

Existen algunos investigadores que están de acuerdo que para ganar popularidad entre las personas/pacientes, los tatuajes deben ser visualmente impresionantes, ya que cualquier cosa en nuestro cuerpo es parte integral de nuestra identidad. Rogers, cofundador de MC10 Inc., compañía que desarrolla wearables para recolección de datos médicos, demostró posibles aplicaciones de este tipo de tatuajes, pudiendo medir la actividad cerebral, cardíaca y de los músculos.

Gracias a que estos nuevos tipos de tatuajes trasmiten la información de forma inalámbrica, el “dispositivo” tendrían la capacidad de ayudar a los pacientes, deportistas o cualquiera que este interesado en monitorear sus signos vitales ya sea por control médico, aumento de resistencia o saber que tan saludable se encuentra el cuerpo.

La compañía de Rogers ya sacó una versión de este producto llamada BioStamp, que ayuda a investigadores a rastrear sujetos de estudio y médicos a seguir la salud del paciente. La batería requerida para el dispositivo actual provoca que el tatuaje sea mucho más grueso que un tatuaje temporal.También Rogers participo en la creación de un dispositivo detector de UV que no depende de una batería y funciona más como un tatuaje temporal. Publicado en 2016, el parche con forma de corazón “My UV Patch” contiene tintes fotosensibles que cambian de color con la acumulación de rayos UV. “Porque un color que cambia a uno muy visible, puedes tener una mejor idea de tu exposición a los rayos UV con solo mirarlo”, dice Rogers. Gente que lo usa, también puede fotografiar el tatuaje con una aplicación móvil que analiza el cambio de color y reporta el nivel de exposición a rayos UV. Ahora, no es el único tatuaje en desarrollo. El grupo de investigaciones de San Francisco, LogicInk, están trabajando en un tatuaje que indica la exposición UV con un aro exterior y los niveles UV actuales con un aro interior. Aquellos que lleven este tatuaje, pueden utilizar la aplicación móvil para registrar la exposición diaria. Los investigadores involucrados quieren crear tatuajes sin ninguna pieza electrónica injertada o la necesidad de una aplicación móvil.

Muchos de los tatuajes en desarrollo tienen una meta en común: minar los datos obtenidos desde el cuerpo.

El investigador de materiales Xuanhe Zhao del MIT, recientemente creó un “tatuaje vivo” como prueba de concepto. Este tatuaje utiliza bacterias pintadas, con la forma de un árbol dentro de un material de hidrogel flexible y se iluminan como respuesta a compuestos químicos en la piel. El equipo tiene visiones a futuro de incorporar bacterias diseñadas para responder a un rango de estímulos, desde químicos ambientales y polución hasta cambios de pH en la piel.

Cuando los tatuajes inteligentes lleguen al mercado, muchos investigadores predicen que los consumidores estarán listos para apreciar este importante avance científico en la obtención de datos constante desde el propio cuerpo.

Escrito por: Elizabeth J.

Editado por: Bairon Hernández

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *