Cambio de gen previene obesidad en ratones con una dieta de “hamburguesas y pizza”

Somos nuestro propio enemigo cuando se trata de desarrollar obesidad. El cuerpo está naturalmente orientado a asimilar energía de la comida que comemos y almacenarla como grasa hasta que sea necesaria. Este es el resultado de millones de años de evolución bajo la presión de la poca disponibilidad de comida.

Pero hoy, donde muchos de nosotros tenemos constante acceso a comidas altas en calorías, la habilidad impresionante de nuestro cuerpo para transformar comida en grasa se ha, irónicamente, hecho problemática. Consecuentemente, el número de gente con sobrepeso alrededor del mundo está aumentando, llevando a grandes consecuencias de salud tanto para el individuo como para la sociedad entera.

Sin embargo, como parte de un nuevo estudio, investigadores en la Universidad de Copenhagen han logrado inhibir la habilidad del cuerpo para almacenar grasa. Genéticamente eliminan la enzima NAMPT en el tejido graso de ratones, provocando que los animales sean completamente resistentes a tener sobrepeso o adquirir obesidad, incluso en una dieta llena de grasa.

Le dimos al ratón una dieta que más o menos corresponde a continuamente comer hamburguesas y pizza. Aún así, era imposible para estos expandir su tejido graso. Nuestra meta final es que a través de entender estos hechos fundamentales de cómo nos hacemos obesos, podemos aplicar nuestros hallazgos al desarrollo de estrategias de tratamiento novedoso para enfermedades metabólicas“, dice Karen Norgaard Nielsen, primera autora en la publicación y estudiante de un Ph.D. en el Centro de Fundación Novo Nordisk para Investigación Metabólica Básica.

Comida alta en calorías, mismo peso.

Los hallazgos concuerdan con los resultados obtenidos en humanos. Numerosos estudios han mostrado que en la presencia de grandes cantidades de la enzima NAMPT en la sangre y en el tejido graso del estómago están significativamente conectados con tener sobrepeso o estar obeso. Sin embargo, este estudio provee la primera evidencia de que NAMPT es absolutamente requerido para tener sobrepeso u obesidad y la falta de NAMPT en el tejido graso completamente protege contra la obesidad.

En el estudio de la Universidad de Copenhagen, los investigadores compararon cómo ratones normales y ratones sin NAMPT en sus tejidos grasos ganaron peso cuando se les daba una dieta altísima en calorías o una dieta sana, baja en grasas. Cuando estaban en la dieta sana, no había ninguna diferencia en el peso de sus cuerpos o la cantidad de grasa entre los ratones normales y los ratones sin NAMPT.

No obstante, cuando a los ratones se les dio comida alta en grasas, el ratón control se volvió muy obeso, y el ratón sin NAMPT no ganó más peso de la comida alta en calorías versus a cuando estaban en la dieta sana, baja en grasas. Además, los ratones sin NAMPT mantuvieron mejor control de la glucosa en su sangre que los ratones normales cuando comían comida alta en calorías.

Contradice al sentido común

El resultado desafía a la vista general de NAMPT, que es generalmente vista como una enzima que debería ser incrementada para propósitos terapéuticos. “NAMPT parece incrementar la funcionalidad metabólica de casi todos los tejidos del cuerpo en donde ha sido estudiado. Por ejemplo, hay indicaciones de que el hígado y el músculo esquelético se podría beneficiar de actividad incrementada de NAMPT. Similarmente, encontramos que NAMPT es crítico para la función de tejido graso. Desafortunadamente, esa función es eficientemente almacenar grasa. NAMPT en el tejido graso fue una vez un extraordinario beneficio para nuestros ancestros pero hoy en la sociedad llena de comida alta en grasas y calorías, puede plantear una responsabilidad grande“, dice Zachary Gerhart-Hines, profesor asociado del Centro de Fundacion Novo Nordisk para Investigación Básica Metabólica, y autor correspondiente en el estudio. Él no necesariamente cree que disminuir NAMPT es una estrategia viable en humanos. Habría un riesgo muy grande con las posibles dañinas consecuencias en otros tejidos del cuerpo. A pesar de esto, sugiere que este estudio puede pavimentar el camino a más investigación en cuanto a cómo NAMPT está enlazado al almacenamiento de grasa en la comida que ingerimos. Al aprender en primer lugar cómo biológicamente nos volvemos obesos, él tiene la esperanza de que eventualmente podremos apuntar a uno de los mecanismos en los humanos para tratar la obesidad y enfermedades metabólicas.

 

Escrito por: Ducci

Referencia: Nielsen, K. N. et al. NAMPT-mediated NAD+biosynthesis is indispensable for adipose tissue plasticity and development of obesity. Mol. Metab. 11, 178–188 (2018). https://doi.org/10.1016/j.molmet.2018.02.014

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *