Científicos encuentran droga que restaura la habilidad de caminar en ratones.

 

Investigadores en el hospital Boston Children mostraron que un compuesto de una pequeña molécula puede revivir circuitos neuronales en ratones paralizados, restaurando su habilidad para caminar, de acuerdo a un estudio publicado en la revista Cell.

Para este tipo severo de daño en la columna vertebral, esta es la recuperación más significativa que conocemos“, dijo He Zhigang del Centro de Neurobiología F.M. Kirby del hospital Boston Chidren. “Vimos que el 80% de los ratones tratados con este compuesto recuperan su habilidad para dar pasos“.

Inspirado por el éxito de las estrategias basadas en estimulación eléctrica epidural, He y sus colegas aplicaron una corriente eléctrica a la parte inferior de la columna vertebral. Combinado con el entrenamiento de rehabilitación, permitió que algunos pacientes recuperaran el movimiento.

La estimulación epidural parece afectar la excitabilidad de las neuronas“, dijo He. “Sin embargo, en estos estudios, cuando detienes la estimulación, el efecto se va. Intentamos idear un fármaco para simular la estimulación y entender mejor cómo funciona“. Luego, el equipo de He seleccionó un puñado de compuestos que ya se saben que alteran la excitabilidad de las neuronas y son capaces de pasar la barrera hematoencefálica.

Un compuesto llamado CLP290 mostró el efecto más potente, permitiendo que ratones paralizados pudieran volver a dar pasos luego de cuatro a cinco semanas del tratamiento.

Grabaciones electromiográficas mostraron que los dos grupos relevantes de músculos de las extremidades posteriores estaban activos y que los puntajes de los animales sometidos a pruebas de caminata se mantuvieron altos hasta dos semanas luego de detener el tratamiento. Los efectos secundarios fueron mínimos.

CLP290 es conocido por activar una proteína llamada KCC2, encontrada en la membrana de las células, que transporta cloro fuera de las neuronas.

El nuevo estudio mostró que las neuronas inhibitorias en la médula espinal lesionada son cruciales para la recuperación de la función motora. Luego de una lesión en la espina, estas neuronas producen dramáticamente menos KCC2. Como resultado, no pueden responder correctamente a señales del cerebro y en cambio sólo responden a señales excitadoras que les dicen que deben seguir “disparándose“. Ya que las señales de estas neuronas son inhibidoras, el resultado es mucha inhibición en el circuito de la columna vertebral. Por lo tanto, los comandos del cerebro que indican a las extremidades que se muevan no se retransmiten.

Al restaurar KCC2 con CLP290, las neuronas inhibidoras pueden volver a recibir señales inhibitorias desde el cerebro, por lo que se disparan menos.Esto cambia el circuito general hacia la excitación, los investigadores hallaron, haciéndolo más receptivo a la entrada del cerebro. Esto tuvo el efecto de reanimar los circuitos espinales inhabilitados por la lesión.

Restaurar la inhibición permitirá que todo el sistema sea excitado más fácilmente“, dice He. “Mucha excitación no es buena, y mucha inhibición tampoco es buena. Realmente se necesita un balance“.

He y colegas están ahora investigando otros compuestos que actúan como agonistas de KCC2. Creen que estos fármacos, o quizás terapia de genes para restaurar KCC2, pueda ser combinados con estimulación epidural para maximizar la función de la columna de un paciente luego de una lesión.

 

Traducido por: Ducci

Autor: 新华社 Xinhua, News Agency.

http://www.xinhuanet.com/english/2018-07/20/c_137336212.htm

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *